• Liveslow

Técnicas para meditar en casa, sentirnos bien y potenciar nuestro cerebro



Aunque la práctica de la meditación está asociada con una sensación de relajación y armonía, es importante destacar que no solo nos conecta con nuestras emociones sino que también ayuda a potenciar nuestra concentración y tiene efectos positivos para nuestro cerebro.


Un equipo de investigadores de Harvard, documentó los cambios producidos por la meditación a lo largo del tiempo en la materia gris del cerebro y en la disminución de la densidad de la amígdala (es la región del cerebro, asociada con el miedo y la emoción). Dicha disminución, permite reducir el nivel de ansiedad y de estrés.


Ahora que sabés algunos de sus beneficios, te acercamos algunas técnicas para que pruebes en casa. La meditación es como hacer ejercicio. Se necesita práctica para desarrollarla. No importa la forma, lo importante es que te sirva a vos. Aquí van:



Opción 1:


  • Sentate en un lugar cómodo, intentá que sea en un momento y lugar, donde sabés que nadie podrá interrumpirte.

  • Inhalá por nariz y exhalá por boca, haciéndolo bien lento y lejos.


Lo importante es poder hacer foco en la respiración para aquietar la mente, liberando cualquier pensamiento que pueda venir, ¡y esa es la parte que más nos cuesta! Cuando aparezca un pensamiento, no lo esfuerces, simplemente evitalo y desprendelo junto con la exhalación.


Si tenés una ventana cerca, podrás hacerlo frente a los rayos del sol, concentrándote en la sensación de calor sobre tu piel.



Opción 2:


  • Sentate con las piernas cruzadas e intentá mantener una postura cómoda.

  • Frotá tus manos hasta que sientas calor y llevalas cerca de tu cara (recordá lavar las manos antes).

  • Intenta transmitir energía hacia la cara sin tocarla, alejando y acercando las manos, tanto de frente, como en el dorso. Concentrate en la sensación. Luego libera las manos y apoyalas en tus piernas. Quedate en silencio y en quietud, concentrándote en la respiración.


Si te desconcentrás, volvé a frotar las manos y hacer el ejercicio anterior.

Podrás acompañar el momento con un aroma o música.



Opción 3:


  • Encendé una vela y ubicala a la altura de tus ojos, a un metro de distancia.

  • Hacé unas respiraciones profundas durante 5 minutos.

  • Cuando la mente haya empezado a tranquilizarse, concentra tu mirada en la llama, intentando no parpadear.

  • Continúa cerrando los ojos y tratando de visualizar la llama.


Empezá con 10 minutos cada día y poco a poco vas incrementando el tiempo de la práctica. Tal vez te aparezcan imágenes o colores. Observalos sin juzgar.


¡Convertí la meditación en un hábito! Meditar estimula la capacidad de disfrutar de cada momento de tu día. Siendo conscientes del momento presente, podemos identificar más fácil lo que nos hace bien, tomando mejores decisiones.


¡En Spotify podrás encontrar nuestra lista de música para meditar: “Liveslow Meditation” para acompañar el momento! Espero que lo disfrutes. Si te gustó la nota, compartísela a quien lo necesite en este momento.




Fuentes:

“En cambio”, Estanislao Bachrach.

“Eight weeks to a better brain”, News Harvard.

“Attending to the present: mindfulness meditation reveals distinct neural modes of self-reference”, Social Cognitive and Affective Neuroscience.



41 vistas